Las pieles más jóvenes deben cuidarse de manera constante de los rayos del sol, con el fin de evitar lesiones o daños acumulativos. Cómo lograr una piel saludable en la temporada de mayor exposición solar

Con la llegada de los días más calidos, las personas se exponen más al sol, ya sea porque caminan más por la calle, pasan más tiempo en las piletas o realizan más deportes y salidas al aire libre. Y es imprescindible cuidar la piel de los más chicos durante la temporada de verano.

Según la Sociedad Argentina de Dermatología, el enrojecimiento dérmico es una reacción inmediata al sol y es común que suceda en personas de tez y ojos claros. Las pieles más oscuras no pasan por esta etapa, sino que se broncean directamente.

En este sentido, hay una serie de precauciones básicas que deben tomarse al momento de exponer a los más chicos, ya que no se debe exponer al sol a bebés y niños pequeños hasta los 6 meses de vida (principalmente porque hasta este momento no pueden utilizar protectores) y hasta los 3 años, por lo menos, protegerlos con ropa de algodón, sombreros y FPS superior a 15.

La doctora Dawn Davis, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, explicó a Infobae cuáles son los mejores protectores para cuidar a los más chicos a la hora de una exposición solar prolongada, además de algunos tips prácticos a aplicar.

¿Cuáles son los mejores protectores solares para los niños?

-Los niños a partir de los 6 meses de edad pueden usar el mismo protector solar que los adultos, aunque los que están etiquetados para niños también son buenos. Lo único que debe tener en cuenta es que el protector solar sea de amplio espectro y con factor de protección solar (FPS) de por lo menos 15.

Al buscar un protector solar, revisar que la etiqueta diga "amplio espectro", porque eso significa que la protección es contra ambos tipos de rayos solares ultravioletas: los UVA y los UVB. Los rayos UVA son la longitud de onda larga de la luz que penetra hasta las capas profundas de la piel, mientras que los rayos UVB son la longitud de onda corta de la luz que traspasa la superficie de la piel y ocasiona las quemaduras de sol.

El FPS es la medida de cuán bien obstruye los rayos UVB el protector solar. Los expertos coinciden en que un factor de protección solar de 15 es lo mínimo necesario para prevenir daños en la piel a consecuencia de los rayos UVB. Los protectores solares con FPS superior a 50 ofrecen solamente un poco más de protección contra los rayos UVB, comparado frente al FPS de 30 o 50. Eso significa que posiblemente no valga la pena pagar más por los protectores solares con FPS muy alto, como FPS de 100, sólo por el tipo de protección que ofrecen.

La clave para obtener todo el beneficio del protector solar es aplicarlo generosamente y con frecuencia. La mayoría de las personas no se lo aplican en cantidad suficiente, pues alrededor de dos cucharadas de protector solar, o sea aproximadamente 1/8 de taza, debe alcanzar sólo para la cara, el cuello y el dorso de las manos. Repetir la aplicación del protector solar cada dos horas mínimo, o más a menudo si nada o suda porque el protector solar puede ser resistente al agua, pero ninguno es a prueba de agua.

¿Funciona el protector solar en aerosol igual que las lociones?

-El protector solar en aerosol es igual de eficaz que la loción, pero puede ser más difícil de distribuir uniformemente y de aplicar en cantidad suficiente. La loción es más predecible porque permite ver y sentir dónde se la aplica. Debido a ello, la loción tiende a ser mejor alternativa para protegerse bien del sol.

Aplicarse protector solar siempre que salga al exterior, aunque no brille el sol. La luz ultravioleta atraviesa las nubes y se refleja en el agua, la nieve y otras superficies. Al reflejarse, los rayos se vuelven más potentes, y eso hace más importante la aplicación del protector solar.

¿La ropa con factor de protección ultravioleta protege mejor contra el sol que las camisetas normales de manga larga?

-La ropa con factor de protección ultravioleta (FPU) es una buena alternativa que ofrece protección solar constante y no necesita volver a aplicarse. Si la persona no desea preocuparse de volver a aplicar el protector solar, la ropa con FPU puede ser útil, especialmente en niños activos que no tienen ningún interés en quedarse quietos durante unos minutos hasta repetir la aplicación del protector solar.


Muchas de esas prendas de vestir tienen FPS de 50, lo que supera a cualquier camisa normal o sombrero de tejido espeso que tienen un FPS de alrededor de 15. La ropa con FPU también está confeccionada para mojarse, lo que permite a los niños llevarla puesta en el agua.

Para obtener la máxima protección contra el sol, no confiar únicamente en el protector solar o en la ropa, sino evitar exponerse a la luz directa del sol durante la mitad del día, cuando los rayos son más fuertes. Al salir a algún lugar que no ofrece mucha sombra, llevar una sombrilla que le sirva de escudo contra el sol. Además, empacar un sombrero de ala ancha y unas gafas de sol para los adultos y los niños.

Joomla! meta tags