Los hongos en las paredes podrían contribuir al 'síndrome del edificio enfermo', señalan unos investigadores

Las toxinas de los hongos que crecen en el papel de pared pueden fácilmente hacerse aéreas y plantear un riesgo de salud en interiores, advirtieron los investigadores.

En pruebas de laboratorio, "demostramos que las micotoxinas podían transferirse del material mohoso al aire, en las condiciones que se pueden encontrar en los edificios", dijo el autor para correspondencia del estudio, el Dr. Jean-Denis Bailly.

"Entonces, las micotoxinas se pueden inhalar, y se deben investigar como parámetros para la calidad del aire en interiores, sobre todo en viviendas con una contaminación fúngica visible", añadió Bailly, profesor de higiene de los alimentos en la Escuela Veterinaria Nacional en Toulouse, Francia.

El síndrome del edificio enfermo es el término que se utiliza cuando los ocupantes comienzan a enfermar por el tiempo que pasan en un edificio en particular. Por lo general, no se puede identificar una enfermedad ni una causa en particular, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

En el estudio, los investigadores simularon el flujo del aire en un trozo de papel de pared contaminado con tres especies de hongos que con frecuencia se encuentran bajo techo.

"La mayoría de las toxinas aéreas probablemente se ubican en las esporas fúngicas, pero también demostramos que parte de la carga tóxica se hallaba en partículas muy pequeñas, en el polvo o en minúsculos fragmentos de papel de pared, que podrían inhalarse con facilidad", dijo Bailly.

Las micotoxinas son más conocidas por ocurrir en los alimentos. Pero "la presencia de micotoxinas en interiores se debe tomar en consideración como un parámetro importante de la calidad del aire", afirmó.

El estudio se publicó en Applied and Environmental Microbiology, una revista de la Sociedad Americana de Microbiología (American Society for Microbiology).

Crear una vivienda cada vez más energéticamente eficiente podría agravar el problema, comentaron Bailly y sus colaboradores.

Esas viviendas "están muy aisladas del exterior para ahorrar energía", pero varios dispositivos que usan agua, como las cafeteras, "podrían llevar a condiciones favorables para el crecimiento de los hongos", explicó Bailly en un comunicado de prensa de la sociedad

Joomla! meta tags