apneaLa apnea del sueño es un trastorno en el que una persona retiene la respiración durante el sueño, ya sea por unos segundos o hasta por minutos.

Al dormir, todos los músculos del cuerpo se relajan más. Esto incluye los músculos que ayudan a mantener la garganta abierta para que el aire pueda fluir hacia los pulmones.

Normalmente, la garganta permanece lo suficientemente abierta durante el sueño para permitir el paso del aire. Algunas personas tienen una garganta más estrecha. Cuando los músculos en la parte superior de la garganta se relajan durante el sueño, los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria. Esta detención de la respiración se denomina apnea.

El ronquido fuerte es un síntoma de aviso de apnea del sueño. Es causado por el aire que se escurre a través de la vía respiratoria estrecha o bloqueada. Aunque no todas las personas que roncan sufren apnea del sueño.

Otros factores también pueden incrementar el riesgo:

Un maxilar inferior que es corto en comparación con el maxilar superior
Ciertas formas del techo de la boca (paladar) o la vía respiratoria que provocan que esta última colapse más fácilmente
Cuello o collarín grande, 17 pulgadas (43 cm) o más en los hombres y 16 pulgadas (41 cm) o más en las mujeres
Lengua grande que puede retraerse y bloquear la vía respiratoria
Obesidad
Amígdalas y adenoides grandes que pueden bloquear las vías respiratorias
Algunos de los que sufren apnea pueden llegar a contener la respiración hasta por 25 segundos antes de seguir respirando mientras duermen y es un ciclo que se repite continuamente durante la noche.

Síntomas

La persona que padece apnea, por lo regular comienza a roncar muy fuerte poco después de quedarse dormido.
A menudo, el ronquido se vuelve más fuerte.
El ronquido es interrumpido por un largo período de silencio mientras su respiración se detiene.
El silencio va seguido por un fuerte resoplido y jadeo, a medida que se trata de respirar.
Este patrón se repite durante toda la noche.
Las personas con apnea del sueño pueden:

Despertarse cansadas en la mañana
Sentirse soñolientas o adormecidas durante todo el día
Actuar malhumoradas, impacientes o irritables
Ser olvidadizas
Quedarse dormidas mientras trabajan, leen o ven televisión
Sentirse soñolientas mientras conducen o incluso quedarse dormidas al conducir
Tener dolores de cabeza difíciles de tratar

Otros problemas que pueden ocurrir incluyen:

Depresión
Comportamiento hiperactivo, especialmente en niños
Hipertensión arterial difícil de tratar
Hinchazón de las piernas (si la apnea es grave)
¿Cuándo puede ser mortal?
Si bien las apneas en general suelen ser comunes, cuando el número de apneas excede determinado número por hora se da el síndrome conocido como apnea obstructiva del sueño y puede ser muy peligroso. Los afectados, del 3% al 5% de la población, tienen mayor riesgo de hipertensión y de muerte cardiovascular.

La pausa en la respiración conlleva un mayor riesgo de morir de un infarto durante el sueño debido a la falta de oxígeno.

Existen distintas categorías según la cantidad de paros en la respiración. Es leve cuando hay entre 5 y 15 apneas por hora. Es moderado cuando el paciente tiene entre 15 y 30 apneas por hora. Se considera grave o cuando pasa de 30 apneas por hora, y es ésta la apnea que puede ocasionar graves trastornos y hasta incluso la muerte.

Es fundamental consultar al médico si se detectan algunos de los síntomas que pueden estar asociados con la apnea del sueño.

Joomla! meta tags