El Aedes Albifasciatus es capaz de sobrevivir a las bajas temperaturas. Y se reproduce con gran velocidad cuando llueve. Cuál es el riesgo de una picadura

Con la llegada de los primeros días de frío, los mosquitos empiezan a desaparecer lentamente, terminando una de las molestias características de las altas temperaturas. Es lo que sucede en cada cambio estacional por esta época. Pero a pesar del comienzo del otoño, en Buenos Aires, no solo prevalecen sino que están presentes en gran número, despertando la intriga general.

Plazas, parques, jardines, terrazas, cualquier sector porteño está invadido por una nube de mosquitos, conocidos como Aedes Albifasciatus, una de las 30 especies del insecto que habitan la zona del país. Se trata de una especie conocida como "charquero" y tiene la particularidad de ser resistente a las bajas temperaturas, tanto que incluso se los puede encontrar en Tierra del Fuego.

Los expertos aseguran que su proliferación es normal, como consecuencia de las inundaciones registradas en las zonas cercanas. En los últimos días, diferentes localidades repartidas en varias provincias de todo el país se vieron afectadas a comienzo del mes por fuertes lluvias, lo que formó un escenario propicio para su reproducción.

Los huevos persisten con la humedad generada por inundaciones, permaneciendo en zonas como orillas de las zanjas o en los bordes de los charcos, para salir cuando pare la lluvia y se reduzca el agua. Este panorama dio lugar a que eclosionasen todos juntos.

Aunque parte del nombre lo asocie con un mosquito de sumo riesgo, el Aedes Aegypti, tiene marcadas diferencias: este último solo se reproduce en recipientes con agua clara y, lo más importante, no es transmisor del dengue ni de otras patologías. Se estima que a medida que decrezca la temperatura, disminuirán su actividad aunque sin morir, situación en la que se resguardarán.

Cabe destacar que sólo pica el mosquito hembra, en horas del día, y al hacerlo sólo inyecta una saliva que es bastante urticante. Por eso las picaduras implican más una molestia que un riesgo cierto para la transmisión de enfermedades, como sí ocurre con el Aedes Aegypti.

Cuidados y prevenciones

-Para Prevenir picaduras se recomienda usar prendas con mangas largas y con las piernas cubiertas, cuando se está al aire libre.

-Colocar telas mosquiteras en aberturas y ventanas.

-Utilizar líquidos repelentes en la piel expuesta y sobre la ropa.

-Encender espirales y tabletas repelentes dentro de los hogares.

Contra el dengue

-Eliminar de las viviendas los recipientes que acumulen agua, tanto en el interior como en el exterior.

-Mantener desmalezados lo terrenos y con el pasto corto.

-Clorar y vaciar las piletas.

Joomla! meta tags