antibiticos¿Cómo interactúan los medicamentos con la ingesta de diferentes alimentos o bebidas? Una guía de nutrientes que favorecen o perjudican un tratamiento.

Hay ciertos alimentos y bebidas, incluso muchos saludables, que pueden potenciar, disminuir o bloquear la acción de medicamentos.

La duda es frecuente, incluso cuando se va a tomar un medicamento de uso habitual: ¿cuáles son los alimentos o bebidas que pueden interferir negativamente con el tratamiento? Para que los fármacos proporcionen la acción terapéutica buscada, debemos conocer también los alimentos y bebidas que favorecen su absorción.

¿Con las comidas o en ayunas? ¿Se pueden consumir con jugos cítricos o leche? Hay que prestar atención a estos detalles y consultar con el especialista en caso de duda, fundamentalmente las personas mayores, que toman mucha medicación y están más propensas a sufrir interacciones de fármacos/alimentos.

La alimentación puede actuar en ciertas patologías de manera positiva o negativa en la absorción y eficacia de los medicamentos y éstos además pueden actuar disminuyendo la absorción de nutrientes que ingerimos con las comidas. Los fármacos, por su parte, pueden lograr efectos indeseados (náuseas, vómitos, diarreas y/o constipación, etc.).

Se dice que la toma de ciertos medicamentos es mejor con el estómago vacío. No obstante, la mayoría de los fármacos se deben tomar acompañados de alimentos para que no haya daño. Siempre hay que consultar con el médico o el farmacéutico en caso de duda. Aquí daremos, en principio, una guía inicial.

Qué alimentos o nutrientes dificultan la absorción de un medicamento

- Cafeína. Presente en el café, el té y las bebidas colas, puede interferir en la ingesta de ciertos medicamentos como los antibióticos que se prescriben para infecciones urinarias. Estos fármacos impiden la eliminación de la cafeína. La teofilina, muy utilizada en los tratamientos para el asma, también presenta este tipo de interacción. El exceso de cafeína puede provocar excitación, palpitaciones, agitación, temblores, sudoración, nerviosismo, trastornos gastrointestinales, taquicardia. Por eso es necesaria la suspensión de estas bebidas durante la toma de estos medicamentos.

El consumo de café y té puede impedir la absorción del hierro (tomado como suplemento o en los alimentos) y llevar a un deterioro del estado nutricional en personas con enfermedades crónicas (insuficiencia cardíaca) que necesitan la suplementación.

- Leche. Es una de las bebidas más utilizadas para combinar con ciertos medicamentos pero en algunos casos su toma puede disminuir los efectos. Estudios realizados sobre la combinación de antibióticos (tetraciclinas) y la ingesta de leche determinaron que ésta disminuye la absorción y la eficacia del fármaco y, por lo tanto, sus efectos. Los antibióticos y las penicilinas orales dificultan también la absorción de los suplementos de hierro, cuando se prescribe en el tratamiento de anemias o en el embarazo, y de los laxantes que contienen magnesio. La recomendación es que deben pasar al menos 2 horas entre el consumo de uno y otro.

Un antibiótico cuyo principio activo es la tetraciclina, administrada con leche puede reducir un 70 u 80% la biodisponibilidad del fármaco y anular los efectos.

La leche reduce la absorción de ciertos fármacos utilizados para las arritmias, y también ciertos anticancerígenos.

En cambio, se recomienda la toma de leche conjuntamente con medicamentos para las enfermedades nerviosas (inmunosupresores), ya que en este caso favorece el aumento de la absorción del fármaco.

- Jugo de pomelo. Produce reacciones de toxicidad al mezclarse con algunos medicamentos utilizados para tratar la hipertensión, fármacos anti rechazo de trasplantes, antihistamínicos y medicamentos para disminuir el colesterol sanguíneo.

- Jugo de naranja. Puede afectar la forma de procesar ciertos medicamentos. Para la mayoría de medicamentos que interactúan con la naranja, los químicos presentes en esta fruta, hacen que el cuerpo absorba más de lo debido o que su absorción sea insuficiente. Esto hará que se experimenten efectos secundarios. Las interacciones pueden ocurrir hasta tres días después de tomar jugo de naranja. Por eso, en estos casos es recomendable no tomar jugo de naranja por las mañanas, y hacerlo lejos de la toma de medicamentos.

No todos los medicamentos interactúan con el jugo de naranja, pero muchos de ellos comúnmente recetados lo hacen, por ejemplo: medicamentos para disminuir el colesterol, antihipertensivos, antiarrítmicos, medicamentos para depresión y la ansiedad, para el tratamiento del VIH, medicamentos para el trasplante de órganos, antialérgicos, entre otros. Cuando se ignora si el medicamento que se está tomando interactúa con el jugo de naranja u otros cítricos, consultar al profesional médico o farmacéutico.

Una importante interacción favorable: aumenta la absorción de complementos de hierro para el tratamiento de la anemia y durante el embarazo.

- Alcohol. Puede ocasionar reacciones con la toma de ciertos medicamentos y agravar efectos adversos como la somnolencia. Se desaconseja durante la toma de medicamentos ya que disminuye el grado de alerta, fundamentalmente los ansiolíticos, analgésicos, antitusivos, neurolépticos y antidepresivos.

Respecto a los medicamentos para anticoagulados (antivitamina K), los efectos pueden verse aumentados en el caso de un fuerte consumo de alcohol o disminuidos en caso de alcoholismo crónico.

Consumidas con antihistamínicos, las bebidas alcohólicas causan somnolencia y disminución de los reflejos, con lo cual aumenta el riesgo de accidentes automovilísticos.

Las bebidas alcohólicas con antiinflamatorios o aspirina pueden provocar ardor de estómago o reflujos.

- Soja. Produce toxicidad cuando se consume junto con medicamentos que se toman por alteraciones del sistema nervioso. Se aconseja eliminar la soja en tratamientos para el cáncer de mama (tamoxifeno).

- Quesos duros (cheddar, azul, cambember, brie), cerveza, vino tinto, carnes ahumandas, embutidos, escabechados, alimentos en conservas o marinados y productos fermentados. Presentan una sustancia llamada tiramina que produce diversos efectos adversos: crisis hipertensivas, cefaleas, náuseas y palpitaciones cuando se consumen con medicamentos.

- Alimentos ricos en Vitamina K. Verduras de hoja verde oscura como la espinaca, col risada, brócoli, col de Bruselas, germen de trigo, kiwi, hígado, productos de la soja, aceites de soja, algodón y oliva. Se deben restringir en caso de personas que requieran ser anticoaguladas. No están prohibidos pero hay que limitar el consumo, ya que disminuyen el efecto anticoagulante.

- Vitamina C. Frecuentemente utilizada para prevenir la gripe, puede dañar el riñón. Varios estudios han demostrado que la mezcla de antihistamínicos con jugos de frutas reduce la absorción de los antialérgicos. En cambio se utiliza la toma de vitamina C para ayudar en la absorción del hierro.

- Proteínas. En la enfermedad de Parkinson estas, interfieren en la absorción de la L-DOPA. Por eso si se detecta que la medicación no produce el efecto necesario se deben suspender las proteínas de las comidas (carnes, pescados, huevos, lácteos y legumbres sobre todo) y sólo consumirlas en las cenas.

- Las grasas. Disminuyen la eficacia de medicamentos que se emplean en el tratamiento del sida. Además, disminuyen la acción de los anticoagulantes orales. Una opción es tomar estos medicamentos en ayunas.

- Evitar el consumo de chicles, bombones, cigarrillos o cervezas que contengan regaliz (componente para mejorar el sabor), que anula la acción de ciertos antihipertensivos, diuréticos y betabloqueadores.

Recomendaciones para la toma de ciertos medicamentos

En ayunas:

- Antiulceroso sucralfato. También se puede 2 horas antes de las comidas.

- El hierro. También 2 horas antes y 2 horas después de las comidas. El mejor efecto se consigue tomándolo antes de irse a dormir.

- Tiroxina. Se toma en una dosis diaria a la mañana, con el estómago vacío y una hora antes del desayuno. Si se ingieren algunos alimentos como las nueces, harina de soja o fibra dietética puede ser necesario modificar la dosis.

Consejos generales

- Consultar al farmacéutico o al médico cuál es el mejor momento para la toma y qué alimentos consumir y cuáles evitar para obtener los efectos buscados del fármaco.

- Como regla general, los medicamentos deben tomarse con abundante agua. Esto ayudará a una mejor absorción.

- Los ancianos, las personas de bajo peso corporal, aquellos con insuficiencia renal, las embarazadas y enfermos crónicos (cáncer, sida, anticoagulados) deberían recibir información para que no exista interacción de fármacos y ciertos alimentos ingeridos.

- Si se indica tomar el medicamento "en ayunas", cuando se levanta a la mañana, ingerir el medicamento y no desayunar antes de 1 hora.

- Si la indicación es "alejado o fuera de las comidas", la toma de medicación deberá realizarse 30 minutos antes o dos horas después de las comidas.

- Si dice "antes de acostarse", ingerir el medicamento 1 hora después de haber cenado.

- Si la indicación es "con alimentos", significa que el medicamento deberá tomarse durante o inmediatamente después de las comidas.

- No tomar medicamentos junto con bebidas gaseosas, bebidas alcohólicas, jugos cítricos, infusiones como té y café.

- Si se debe tomar varios medicamentos, no tomarlos todos al mismo tiempo, para mejorar la absorción y evitar reacciones adversas.

- Leer el prospecto para lograr información completa del medicamento, conocer las contraindicaciones, advertencias y precauciones, y consultar al especialista si se aplican a su caso.

 

Joomla! meta tags