No sólo hay que controlar el que se pone en el té, café o mate, sino también el que está presente en los alimentos y las gaseosas.

Una nueva guía elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a adultos y niños reducir la ingesta diaria de azúcares libres a menos del 10% del total de la ingesta calórica. Esto significa que no se deben consumir más de 50 gramos de azúcares para una dieta de 2.000 calorías. Además, la entidad mundial asegura que una reducción a menos del 5%, es decir a alrededor de 25 gramos (seis cucharas de té) por día, podría aportar beneficios adicionales para la salud.

Los azúcares libres son los monosacáridos (tales como la glucosa y la fructosa) y los disacáridos (como la sacarosa o el azúcar de mesa) añadidos a los alimentos y bebidas por el productor, por quien cocina o por el consumidor, y los azúcares que están naturalmente presentes en la miel, melazas, jugos de fruta o concentrados de frutas.

"Tenemos evidencia sólida que demuestra que mantener una ingesta de azúcares libres por debajo del 10% de la ingesta calórica total reduce el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries", subrayó el doctor Francesco Branca, director del departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS. "Hacer cambios en las políticas sanitarias será clave si los países quieren lograr el objetivo de reducir la carga de las enfermedades no transmisibles", añadió.
La guía de la OMS no hace referencia a los azúcares de las frutas y verduras frescas, ni los azúcares presentes de forma natural en la leche, porque no existe evidencia de que el consumo de este tipo de azúcares provoque efectos adversos.

En ese sentido, la institución internacional hizo hincapié en que muchos de los azúcares que consumimos en la actualidad están "ocultos" en los alimentos procesados que no necesariamente son vistos como dulces. Por ejemplo, una cucharada de kétchup contiene cerca de 4 gramos (1 cuchara de té) de azúcares libres. Una sola lata de gaseosa endulzada con azúcar contiene hasta 40 gramos (alrededor de 10 cucharas de té) de azúcares libres.

Según apuntó la OMS, la ingesta de azúcares libres a nivel mundial varía según la edad, el contexto y el país. Dentro de Europa, en países como Hungría y Noruega el consumo entre adultos oscila entre el 7 y 8% del total de calorías consumidas, mientras que en España y Reino Unido la ingesta trepa a un 16 a 17%.

La ingesta de azúcares libres entre los niños es mucho mayor, va desde el 12% en países como Dinamarca, Eslovenia o Suecia hasta un 25% en Portugal.

FUERTE RECOMENDACIÓN

Las recomendaciones de la OMS están basadas en el análisis de las últimas evidencias científicas. Esta evidencia muestra que los adultos que consumen menos azúcares tienen menor peso corporal y que aumentar la cantidad de azúcares en la dieta está asociado con un aumento de peso.

Además, los estudios demuestran que los niños con los niveles de consumo más altos de bebidas azucaradas son más propensos a sufrir sobrepeso u obesidad que los niños con baja ingesta de este tipo de bebidas.

Por otra parte, la recomendación también se basa en la evidencia de que cuando la ingesta de azúcares libres supera el 10% del total de calorías consumidas hay mayor incidencia de caries.

Jueves 5 de Marzo se 2015

Joomla! meta tags