Consejos de expertas para maximizar la vida útil de la papa, la cebolla, las verduras de hoja y más.

No es necesario que lleven impresa la fecha de vencimiento. Los cambios en su aspecto hablan por sí solos: la papa se brota, la cebolla germina, la pera se magulla, la banana se oscurece, el perejil se cae, el pan se enmohece, la lechuga se achicharra y oscurece. Y cuando eso pasa, el tacho de basura se convierte en el destino final. Evitar que los alimentos pierdan la frescura en tiempo récord es posible (además de necesario) y muchas veces solo se trata de modificar algunas técnicas de almacenamiento y conservación.

La súper oferta de dos paquetes de rúcula a casi el mismo precio que uno puede resultar atractiva únicamente si hay certeza de que va a consumirse. Si no, mejor dejarla pasar. Es que una regla esencial para aprovechar al máximo los alimentos es hacer ciclos más cortos de compra y consumo. "Conviene siempre comprar y utilizar", aconseja Claudia Degrossi, que es doctora en Química y experta en Inocuidad de Alimentos. "La verdura está viniendo muy fea. Lo ideal es calcular cuánto consumimos realmente y no comprar de más. Porque en realidad no sabés cuánto margen tenés. Por más que pienses que esté fresca, si la heladera condensa mucha humedad se va a poner fea".

La heladera es una aliada esencial para maximizar el tiempo de vida de los alimentos perecederos. Por eso la especialista recomienda chequear que los burletes estén en buenas condiciones o, de lo contrario, hacerle un mantenimiento para que no se genere excesiva humedad en su interior. A la hora de freezar grandes cantidades de comida (carne, pollo, milanesas), lo ideal es distribuir en porciones y utilizar separadores para que descongelar solo lo necesario al momento de consumir, añade Mariana Koppman, otra de las coautoras junto a Degrossi y Roxana Furman del libro Cazabacterias en la cocina.

Aquí, más consejos de las expertas para mantener los alimentos frescos por más tiempo:

LECHUGA

Lavarla antes de guardarla en la heladera acorta su vida útil. Lo ideal es hacerle pequeños agujeritos a la bolsa que permitan el intercambio de aire y colocarla en la parte baja de la heladera.

Si de todas maneras se opta por refrigerar con un lavado previo, conviene centrifugarla o sacudirla con un repasador (de uso exclusivo para eso) y colocarla en una bolsita.

Tip: un lavado correcto se realiza con agua bien fría y separando todas las hojas. Se puede agregar después un chorro de vinagre y dejarla sumergida unos minutos para que se desprendan la tierra e insectos que puedan haber quedado.

PAPA

Sí, la papa puede ir en la heladera. Es más, refrigerarlas retrasa el deterioro.

"Si las dejás mucho afuera se brotan. Si las dejás en un lugar muy muy frío, al cocinarlas se ponen oscuras. Lo ideal es almacenarlas en un lugar fresco, puede ser un lugar de la heladera que no tenga tan baja temperatura (el cajón de las verduras) o en uno protegido como una alacena, porque si queda mucho afuera se llena de mosquitas. Todo depende de la frecuencia con la que se compre y consuma", explica Degrossi.

Tip: las cebollas estimula el brote de la papa, por lo que conviene almacenarlas por separado.

CEBOLLA

Se la puede dejar afuera de la heladera si se la va a usar rápidamente, pero refrigerarla retrasa la germinación que provoca que adopte un sabor y olor más fuerte.

Tip: una vez cortada SIEMPRE debe guardarse en la heladera (por ejemplo si se guarda una mitad).

PEREJIL-ALBAHACA-RUCULA-CILANTRO

"Caído como el perejil", reza el dicho. Es que estas verduras se secan enseguida y se ponen feas. Para que duren frescas más tiempo se les debe cortar apenas el tallo y colocar en un vaso con un poco de agua, cubrir con una bolsita de nylon y llevarlas a la heladera. "Eso permite que se cree un microclima que está bueno para ese tipo de vegetales que requieren mucha humedad".

El perejil en un vaso con agua se mantiene en buen estado por unos cinco días.

HUEVOS

Se guardan en la heladera. "Si los lavan, hacerlo al momento de usarlos, aunque si van a cocinarlos no hace falta".

PAN

Si sobra puede guardarse en la heladera y al momento de consumirlo darle un golpecito de microondas para apenas entibiar.

Si quedó afuera y se secó un poco, humedecerlo ligeramente y ponerlo otra vez en el horno o al microondas.

Tip: en el freezer se conserva en excelentes condiciones.

BANANA

Aquí la excepción a la regla. Esta fruta debe conservarse afuera de la heladera porque el frío le hace mal y la pone fea.

Tip: si no le gusta comer las frutas frías puede conservarlas en la heladera y sacarlas unas horas antes de consumir.

El frío no es bueno para la banana, por lo que conviene conservarla fuera de la heladera.

AGUA

En caso de almacenarla en botellas o jarras, hay que lavar y enjuagar bien los recipientes antes de reusar. Si se consume agua de bidón, trasvasar únicamente lo que se va a consumir en el día y limpiar bien los picos.

Tip: no rellenar botellas descartables.

QUESOS DUROS

Refrigerados duran más tiempo, porque con el calor de la cocina transpiran y pueden convertirse en un terreno fértil para que aparezca algún hongo.

Tip:para que estén más aromatizados al momento de rallarlos conviene sacarlos un ratito antes de la heladera.

Joomla! meta tags