El bronceado de la piel no tiene un beneficio para la salud y por el contrario puede provocar quemaduras en la piel, arrugas, manchas e incluso cáncer de piel.

El doctor Bruno Ciriani, dermatólogo, dijo que si bien tomar un poco de sol, solo diez minutos, es bueno por sus efectos benéficos como la producción de la vitamina D, su exceso es muy dañino.

Las personas de tonos de piel claros, jamás podrán broncearse, de manera que sufren los mayores riesgos ya mencionados. Estas personas deberán usar bloqueadores solares durante todo el año.

Pero existe otro problema, advirtió el dermatólogo, respecto al bronceado y este es la tanorexia. Se refiere la persona que desarrolla una obsesión por broncearse y ocurre más en mujeres que en hombres entre los 25 y 30 años.

La tanorexia es un trastorno psicológico que hace que la persona, a pesar de tener un tono de piel normal a su tez, se ve extremadamente pálida, es decir ocurre una dismorfia, la persona busca broncearse y suele hacerlo de manera artificial y recurrente.

Lo más saludable, si una persona quiere broncearse y adquirir un tono de piel más oscura a la que tiene, es visitando al dermatólogo quién determinará qué tipo y color de piel tiene y en base a ello recomendará la forma más adecuada de broncearse y protegerse de los rayos ultravioletas (UV).

Respecto a los solarios, el especialista explicó que estos utilizan radiación ultravioleta no natural y su exceso produce envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

Joomla! meta tags