Es una autoinmune que provoca que zonas de la piel pierdan pigmentación. El vitiligo puede afectar la autoestima, por lo que es importante el apoyo emocional.

El vitiligo es una enfermedad autoinmune de la piel en la que los melanocitos (las células responsables de la pigmentación de la piel) son destruidos por el sistema inmunológico. Dejan así de producir melanina y dan lugar a zonas de la piel con pérdida de pigmento.

Las manchas blancas en la piel son el principal síntoma de la enfermedad. Suelen aparecer en las áreas que están expuestas al sol como manos, pies, brazos, cara y labios; aunque también pueden registrarse en axilas e ingle, alrededor de la boca, los ojos, en los orificios de la nariz, el ombligo y los genitales.

El vitiligo que más predomina es el simétrico. Las lesiones, de tamaño variable, tienden a aparecer a ambos lados del cuerpo en zonas similares. La textura de la piel no cambia. No es contagioso y sus consecuencias son de carácter estético, y por lo tanto psicosocial, por lo que es muy importante el apoyo emocional que puedan brindar familiares, amigos y hasta grupos de pacientes.

Esta afección está instalada en el 0,5 y el 3% de la población. No hay diferencias por sexo o etnia y puede aparecer a cualquier edad. En cuatro de cada 10 casos se hereda la predisposición genética, no la propia enfermedad. Para que se desarrolle tiene que existir junto con la predisposición genética un factor desencadenante.

En todos los casos los tratamientos los realiza un dermatólogo. Es difícil de tratar y dentro de las opciones están las siguientes:

Fototerapia: un procedimiento en el cual la piel se expone cuidadosamente a la luz ultravioleta. La fototerapia se puede administrar sola o después de la administración de un fármaco que hace que la piel sea sensible a la luz.
El uso de ciertos láseres puede ayudar a repigmentar la piel.
Medicamentos aplicados a la piel, tales como cremas o ungüentos corticosteroides, cremas o ungüentos inmunodepresores (como pimecrolimus y tracolimus), o medicamentos tópicos como metoxaleno también pueden ayudar.
Algunos maquillajes encubridores o tintes para la piel pueden disimular el vitiligo.
En casos extremos, cuando la mayor parte del cuerpo está afectada, la piel pigmentada que queda se puede despigmentar. Se trata de un cambio permanente que se realiza como una última opción de tratamiento.

Es importante recordar que la piel despigmentada está en mayor riesgo del daño causado por el sol. Por este motivo es importante aplicarse un bloqueador o filtro solar de amplio espectro (UVA y UVB) con factor de protección alto. Es importante, además, tomar otras medidas como usar sombrero de ala ancha, camisas de mangas largas y pantalones largos. El bloqueador solar también puede ser útil para hacer la afección menos notoria, ya que la piel no afectada probablemente no se oscurezca ante la exposición al sol.

En cuanto al pronóstico: algunas de las áreas pueden recuperar su pigmentación (color), pero es posible que aparezcan nuevas zonas afectadas. La piel que se vuelve a pigmentar puede ser ligeramente más clara o más oscura que la piel circundante. La pérdida de la pigmentación puede avanzar con el tiempo, aunque también puede detenerse.

Joomla! meta tags