Se estima que en el país más de 550 mil chicos mojan la cama, un cuadro que recibe el nombre de enuresis cuando aparece en forma frecuente después de los 5 años de edad. Sin embargo, según una reciente encuesta sobre 100 padres, casi la mitad de ellos no hacen nada al respecto, mientras que poco más del 40% consulta al médico.

La investigación fue llevada a cabo por Pis en la Cama, una campaña nacional contra la enuresis, con el fin de profundizar como tratan los padres el cuadro de sus hijos.

Del total de los encuestados, el 44.57% no hace nada frente a este problema, mientras que el 41.30% consulta al pediatra, el 22.83% visita al urólogo y el 21.74% lleva al niño al psicólogo.

El sondeo reveló que por lo general los padres no buscan ayuda médica inmediata ante la aparición del problema, porque tienden a minimizarlo por creer que se trata de un comportamiento sólo emocional, por celos o estrés, o bien por considerar que se debe a que el niño tiene un sueño muy profundo y no logra despertar para ir al baño.

De acuerdo con la encuesta, el 70,65 % de los padres tienen un hijo varón con enuresis y el 29,35% restante son mujeres. De ese total, el 25 % moja la cama cada noche y solo el 10% la moja una vez a la semana.

Asimismo, el 66.30 % de los relevados aseguró que existía en la familia antecedentes de haber mojado la cama.

Al indagar sobre los hábitos de los padres frente al tema, el 30% informó que levanta a su hijo por la noche para llevarlo al baño, el 21% no lo hace, el 37% lo hace a veces, mientras que el 11% le coloca pañales".

"Claramente este comportamiento permite observar la situación por la que pasan estos papás y los niños, si consideramos que esto sucede cada noche y que no dormir adecuadamente es un desencadenante de situaciones de estrés", indicó la doctora Edurne Ormaechea, Uróloga infantil del Hospital Italiano a cargo del CIUFI (Centro de Incontinencia Urinaria y Fecal infantil).

Es así que 4 de cada 5 padres no consultan por este problema y esperan que su hijo lo supere por sí mismo. De esta manera, recae sobre el niño la responsabilidad de resolverlo, sin saber que se trata de una enfermedad.

De hecho, hay dos tipos de enuresis, la nocturna primaria (ENP) que se presenta en niños que nunca han logrado de manera constante tener la cama seca durante la noche, y la enuresis nocturna secundaria (SNE) que es la que se produce en los niños que no han mojado la cama por al menos seis meses.

La enuresis no es simplemente un escape de orina, sino que se trata de una micción involuntaria e inconsciente durante el sueño que los chicos no pueden controlar. Los especialistas urólogos en el tema coinciden en que es necesario que se produzcan dos o más episodios de escapes al mes para comenzar a hablar de la enfermedad.

De acuerdo al estudio llevado a cabo por Pis en la Cama, el 25% de los encuestados declara que sus hijos mojan la cama todos los días, el 21.74% de 5 a 7 veces por semana, el 18.48% más de una vez cada noche y el 17.30% 4 veces a la semana.

Este problema afecta aproximadamente del 10 al 20% de la población infantil de más de 5 años de edad, y es más común en los varones que en las chicas. La investigación de Pis en la Cama reveló que el 31.52% de los padres encuestados tiene hijos de entre 9 y 12 años con esta afección, siguiéndole el 21.74% con niños de 7 y 8 años, el 15.22% con niños de 6 y el 8.70% con chicos de más de 14 años.

En la misma línea con este trabajo, una investigación española reveló que la enuresis sigue afectando a quienes están entrando en la edad adulta, ya que uno de cada 75 jóvenes de entre quince y veintiún años todavía se hace pis en la cama. Por ello es fundamental un adecuado diagnóstico y tratamiento a tiempo.

"Estos datos claramente pueden ser aplicables a Argentina, pues lo vemos en los consultorios especializados, aunque el motivo de visita suele ser por otro tema. La experiencia de la clínica nos da la posibilidad de establecer un puente comunicacional y de comprensión con esos papás y en algunos casos con el adolescente y poder así, abordar el problema real, que dado el impacto, genera una situación de mucha vulnerabilidad para la familia en su conjunto", informó la doctora Ormaechea.

POR QUÉ CONSULTAR:

"La enuresis puede ser muy angustiante para los niños y sus padres. Los niños que la sufren sienten vergüenza, a menudo se aíslan y evitan actividades sociales. Además, pueden experimentar situaciones de burla por parte de amigos y padres y sentimientos de baja autoestima en una edad en la que deberían tener intacta la imagen de sí mismos ya que ello es extremadamente importante para el desarrollo óptimo de su personalidad. La condición afecta al grupo familiar, porque también frecuentemente los padres se sienten avergonzados y estresados por lo que le sucede a su hijo. Ir a dormir a casa de amigos, familiares y salir en familia de vacaciones, son hechos por lo general habituales y lógicos para todo niño, pero en estos chicos, se vuelven una complicación", indicó Ormaechea.

El primer paso para solucionar la enuresis es sin lugar a dudas la consulta con el médico especialista, ya sea el urólogo infantil, el nefrólogo infantil o el pediatra.

Hay que tener muy presente que esta afección en niños mayores de cinco años no es una condición común y requiere de una evaluación adecuada, tratamiento médico y en muchos casos psicológico.

Lunes 4 de noviembre de 2013

Joomla! meta tags