Desde "Stayin' Alive" hasta "Bailemos todos", los temas que ayudan a incorporar la técnica

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) recurrió a la música para que la población aprendiera las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) con manos solamente. Hace tres años tomó la idea de un instructor de la AHA y profesor de la Universidad de Hawai, y la nacionalizó. Alson Inaba se había dado cuenta de que si sus alumnos seguían el ritmo de un clásico de la música disco de los Bee Gees, "Stayin' Alive", hacían las no menos de 100 compresiones torácicas por minuto que requiere la técnica.

Con sólo recordar lo aprendido cuando fuera necesario podrían aplicarlo de manera efectiva.

Hoy sigue siendo la canción más popular asociada con la RCP. "Cuando enseñaba, decía: «Hagamos todo lo posible para ayudar a una persona a seguir con vida» -explicó Inaba cuando se lanzó la campaña en Nueva York-. Eso me hizo pensar en el tempo de «Stayin' Alive», que tiene unos 100 beats por minuto (bpm) y es la misma frecuencia que recomienda la AHA para las compresiones torácicas."

Luego surgieron otras canciones con un tempo similar, entre 100 y 120 bpm. El año pasado, la Argentina tuvo su propia canción: "Bailemos todos", creada exclusivamente para esta iniciativa, compuesta por Ale Sergi y Cachorro López, e interpretado por Miranda, Soledad Pastorutti, Kevin Johansen, Lali Espósito y Marcelo Moura. Red Solidaria la presentó en diciembre del año pasado en 108 puntos del país. En ese momento, su titular, Juan Carr, aseguró que "por cada 1500 personas que aprendan a hacer RCP se salvará una vida".

La idea de la convocatoria fue que todos pudieran tomar su propia iniciativa, generar su propia campaña con una causa y juntarse con otras personas a bailar.

Las normas

Desde hace tres años rige en el país la ley nacional que incorpora la enseñanza de la RCP en los colegios. La impulsó el médico Daniel López Rosetti, con el apoyo de entidades como Cruz Roja Argentina, la Fundación Cardiológica Argentina y la Sociedad Argentina de Cardiología. Ese año también se sancionó una ley en la provincia de Buenos Aires para promover su difusión.


Un año antes, la ciudad de Buenos Aires había sancionado la norma 4077 que obliga a instalar un desfibrilador automático (DEA) en los lugares públicos y privados de concurrencia masiva y alto riesgo, aunque no los define. Además, esos lugares deben contar con el personal capacitado en RCP básica. La ley sigue sin reglamentarse.

Joomla! meta tags