Homepage

ULTIMAS NOTICIAS ir
 
ENTREVISTAS ir
 
Debe actualizar su versión de Flash Player para ver este video.
El Angel de Medianoche" "Dr. Daniel López Rosetti
 
 
CONSULTORIO ir
 
Debe actualizar su versión de Flash Player para ver este video.
RCP: Reanimación Cardiopulmonar - Solo con tus Manos
 
 
NOTAS DE SALUD ir

NEUROLOGÍA

  • Consejos para el cuidado del cerebro

    Como cualquier buena máquina, el cerebro necesita de un poco de cuidado y atención para que siga funcionando con el paso del tiempo.

    Ojalá hubiese un manual de mantenimiento que nos enseñara a mantener ajustados sus circuitos.

    Desafortunadamente, la información disponible es a menudo contradictoria y confusa. Pero, de entre la evidencia hasta ahora incontrovertible, estos pocos consejos pueden ayudarte a agudizar tu ingenio y mantener tu potencia mental.

    NO: pierdas fe en tus habilidades

    ¿No te ha pasado que al entrar en una habitación se te olvida por qué estás allí? A medida que la gente envejece, se asume fácilmente que ese tipo de cosas pasan porque la memoria está desapareciendo.

    Audición y cerebro

    24% Se incrementa el riesgo de deterioro cognitivo con la pérdida de la audición

    15 segundos al día de rock a todo volumen pueden ocasionar daños auditivos

    15 minutos al día de uso del secador de pelo pueden provocar daños serios al sentido del oído

    Sin embargo, en realidad es tan probable que esto le pase a alguien joven como a una persona de mayor edad. Además, no deberíamos sacar las peores conclusiones apresuradamente, ya que a veces las dudas terminan convirtiéndose en profecías autocumplidas.

    En los últimos diez años, Dayna Touron, especialista en psicología cognitiva de la Universidad de Carolina del Norte, descubrió que con el paso del tiempo tenemos la tendencia de perder la confianza en nuestras habilidades mentales, aunque muchas veces se encuentren funcionando sin problemas.

    El resultado es que cada vez nos apoyamos más en "muletas" como el GPS del carro o la libreta de direcciones del teléfono.
    Irónicamente, al no ponernos a prueba, podríamos estar acelerando nuestro declive.

    Así que si te encuentras titubeando frente a la entrada de un edificio, sin saber qué haces realmente allí, tómalo simplemente como un recordatorio de que debes exigirle un poco más a tu memoria.

    SÍ: protege tus oídos

    La mente sufre cuando queda aislada de sus sentidos.

    Quizá por el esfuerzo extra de atención que requiere, la pérdida de la audición parece disparar la pérdida de materia gris del cerebro. Según un estudio, sobre un período de seis años, incrementa en un 24% el riesgo de deterioro cognitivo.

     

    No importa la edad que tengas, vale la pena identificar las situaciones que pueden contribuir al desgaste de tu audición.

    Escuchar 15 segundos al día rock a todo volumen es suficiente para ocasionarte daños auditivos.

    Incluso el uso por 15 minutos diarios de un secador de pelo puede dañar las pequeñas células que recogen los sonidos.

    Y si ya crees que te cuesta oír, es recomendable que busques asistencia médica. Atacar el problema en la raíz podría prevenir un daño mayor.

    SÍ: aprende un idioma o a tocar un instrumento musical

    Más que jugar con una aplicación de entrenamiento cerebral, o con un crucigrama (que cada vez parece tener menos beneficios), podrías considerar un ejercicio mental más ambicioso, como aprender a tocar piano o estudiar otro idioma.

    Los músicos tiene un 60% menos probabilidades de desarrollar demencia.

    Ambas cosas requieren del uso de una gran variedad de habilidades, de ejercitar la memoria, la atención, la percepción sensorial y el control motor, a medida que lidias con nuevas escalas o con los sonidos extraños de palabras nuevas.

    La práctica te ayudará a adquirir una mayor agilidad mental con beneficios potenciales que durarán hasta una edad avanzada.

    El año pasado un estudio descubrió que los músicos tienen un 60% menos de probabilidades de desarrollar demencia que las personas que no tocan ningún instrumento; otro demostró que hablar un nuevo idioma puede retrasar cinco años el inicio del Alzheimer.

    Por lo menos, exigirte a ti mismo de esa manera debería ayudarte a apreciar tus habilidades.

    Si piensas que tu trabajo es simplemente demasiado exigente como para permitirte intentar desarrollar una nueva habilidad, considérate con suerte.

    Y es que, al parecer, las ocupaciones más estimulantes sí parecen ayudar a preservar tus facultades mentales, aunque los beneficios podrían no durar hasta la edad de la jubilación.

    NO: tengas un festín de comida chatarra

    La obesidad puede perjudicar al cerebro de muchas maneras. La acumulación de colesterol en las arterias puede restringir el flujo de sangre al cerebro, privándolo del alimento y el oxígeno que necesita.

    Además, las neuronas son altamente sensibles a la insulina. Una dieta regular alta en azúcar y calorías puede interrumpir las señales de esta hormona, disparando una reacción en cadena que lleva al desarrollo de placas mortíferas que se acumulan en el cerebro.

     

    La buena noticia es que ciertos nutrientes -como los ácidos grasos del omega 3, y las vitaminas D y B12- parecen atenuar los daños cerebrales asociados a la edad.

    Eso explica el hecho de que las personas que se alimentan con una típica dieta mediterránea muestran las mismas habilidades cognitivas que gente de 7,5 años menos.

    SÍ: trabaja tu cuerpo

    Con frecuencia marcamos una diferencia entre cerebro y fuerza muscular.

    Pero de hecho ponerse en forma es una de las maneras más seguras de desarrollar tu mente.

    La actividad física no solo establece un mejor flujo sanguíneo al cerebro, sino que también dispara un aumento de proteínas como la del "factor del crecimiento nervioso", que pueden ayudar a estimular el crecimiento y mantenimiento de las conexiones neurales del cerebro.

    Los beneficios parecen extenderse desde la cuna hasta la tumba: los niños que caminan a la escuela sacan mejores notas, mientras que un paseo a pie aumenta la capacidad de concentración y la memoria de los jubilados.

     

    Además, una amplia variedad de ejercicios pueden ser de ayuda, desde suaves aeróbicos hasta levantamiento de pesas: solo escoge un régimen de entrenamiento que se adapte a tu estado físico actual.

    SÍ: sal de fiesta como si tuvieras 21 años

    Si todo lo anterior te suena como mucho trabajo, una de las mejores maneras de proteger el cerebro es socializar.

    Puesto de manera simple, los humanos somos criaturas sociales ,y nuestros amigos y familiares nos estimulan, nos retan a probar nuevas experiencias y nos alivian del estrés y la tristeza.

    Socializar es uno de los ingredientes de la receta de la felicidad.

    Sorprendentemente, un estudio con personas de 70 años encontró que los individuos más activos socialmente tiene un 70% menos de probabilidades de sufrir deterioro cognitivo en un periodo de 12 años, comparados con aquellos que tenían una vida social menos activa.

    Todo, desde la memoria y la atención, hasta la velocidad mental de procesar información se beneficia del contacto regular con otras personas.

    En última instancia, los científicos sospechan que no hay una fórmula mágica para entrenar el cerebro.

    Quienes envejecen mejor tienen estilos de vida que lo combinan todo: una dieta variada, actividades estimulantes y un círculo de amigos queridos. Y eso no es tanto una receta para un cerebro saludable, sino para tener una vida feliz.

     

NUTRICIÓN

  • Comer por estres: diferencia entre el hambre real y el emocional.

    comedornocturno

    Recurrir a la comida como vía de escape de los problemas sólo complica más las cosas. Identificar las causas que llevan al exceso es clave para lograr un cambio.

    Es necesario concientizar las causas que originan el hambre emocional para poder cambiar hábitos. 

    Esta semana vino a verme una paciente que estaba desconsolada. No pudo disimular su angustia y lloró mientras duró la entrevista; como está obesa y se siente con muchas dolencias físicas a causa de sus excesos, me dijo que se había obligado a venir verme, y que estaba haciendo un esfuerzo muy grande para estar allí, para tener que hablar conmigo sobre alimentación y vida saludable.

    Me contó su historia de hacer dietas desde chica, en especial de tener que prohibirse comer rico, y sobre un reciente mal negocio familiar por el cual se habían endeudado mucho, y que era la principal razón por la que había estado recurriendo a la comida para encontrar consuelo.

    El caso de ésta paciente, es el caso de muchas personas que visitan los consultorios médicos. Es un buen ejemplo que muestra lo complejo que es el acto de comer; ya que comer, no sólo es comer. Comemos para asegurarnos la vida, pero también comemos por placer, para calmar emociones, y para sobrepasar el estrés.

    Resulta cada vez más necesario que los programas para cambiar hábitos y conductas poco saludables, incluyan abordajes y herramientas simples para el manejo de emociones no agradables, en especial la ansiedad y el estrés.

    El estilo de vida de una persona no se modifica obligándola a seguir una dieta rígida y un listado de "alimentos permitidos". Ésta nueva mirada en la nutrición, conocido como el nuevo paradigma "no dieta", contempla la integridad de la persona que quiere cambiar - su cuerpo, mente, cerebro, deseos, pensamientos, sentimientos, impulsos y emociones-, para reconocer que como los humanos no somos perfectos, necesitamos ser considerados y amables con nosotros mismo, así crear las condiciones propicias para que el cambio ocurra.

    Todas las personas hemos encontrado maneras de hacer frente a nuestro estrés. Algunas son muy saludables, como hacer ejercicio o tener un momento de respiro en el trabajo, y también algunas menos aconsejadas. El siguiente listado es un ejemplo de conductas no saludables para tapar el estrés de la vida:

    • Ver televisión por muchas horas;
    • Comer en exceso;
    • Dormir demasiado;
    • Tomar mucho alcohol;
    • Relacionarse con ira con los demás;
    • Fumar más de lo habitual;
    • Automedicarse con ansiolíticos, analgésicos y/o pastillas para dormir;
    • Recurrir a drogas ilegales que ponen en riesgo nuestra vida.

    Tomar conciencia de cómo estamos manejando nuestro estrés puede ayudarnos a considerarlo para empezar a tomar decisiones más convenientes y saludables.

    El doctor Herbert Benson es director del Instituto para la Medicina de la Mente y el Cuerpo, perteneciente a la Escuela de Medicina de Harvard, quién sugiere utilizar una combinación de acciones tendientes al manejo de estrés:

    • Aprender diferentes técnicas de relajación, como puede ser la práctica de yoga, tai chi o el mindfulness, entre otras prácticas;
    • Mejorar la calidad de vida desde la psicología positiva y la reestructuración cognitiva para aprender a gobernar los propios pensamiento distorsionados;
    • Hacer actividad física con regularidad, comer sano, buscar rodearse con personas que le hagan sentir bien, y dedicar tiempo a actividades que disfrute.

    Los seres humanos no sólo comemos para nutrirnos. El acto de comer implica también una sucesión de hechos y pensamientos aprendidos a través del tiempo, los cuales se vinculan con experiencias pasadas. Es necesario concientizar las causas emocionales que los originan, ya que de lo contrario, no podremos cambiar.

    *El autor es médico clínico especialista en nutrición e instructor de mindfulness, dirige el sitio www.comerdespierto.com y dicta el entrenamiento "Comer despierto" en Visión Clara Mindfulness Argentina, en la sede de Belgrano y en Burzaco ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. )

NEUROLOGÍA

  • Ejercicios físicos para mantener en forma el cerebro.

    Los ejercicios en los que necesitamos pensar y balancearnos son muy efectivos para el cerebro, aseguran los expertos.

    Existen ejercicios que prometen entrenar el cerebro como juegos de ingenio electrónicos o los que sólo requieren de un lápiz para completarlos. Sin embargo, los científicos parecen no estar totalmente de acuerdo con su eficacia. En lo que sí coinciden es en que los ejercicios físicos contribuyen a tener un cerebro más saludable.

    Un estudio del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, dado a conocer el lunes, halló que las personas físicamente en forma tienden a tener mayor volumen cerebral y una materia blanca más intacta que las personas que no se ejercitan.

    De acuerdo con el estudio, en el que se analizaron 100 personas de entre 60 y 80 años, los adultos mayores que practican actividades físicas moderadas a vigorosas con regularidad registran mayor actividad cerebral incluso cuando están en reposo que quienes no practican ejercicios.

    Una mayor actividad en el cerebro está asociada con un mejor rendimiento cognitivo.

    En el artículo: "Why choosing the right workout could fine-tune your brain" ("Por qué escoger el ejercicio ideal podría tonificar tu cerebro") de la revista especializada New Scientist, se enumera una serie de estudios científicos que confirman que los ejercicios físicos tienen un efecto en el cerebro.

    Hace 15 años, señala la publicación, un estudio con ratones demostró que el ejercicio hace que las neuronas del hipocampo segreguen una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés: brain-derived neurotrophic factor), la cual promueve el crecimiento de las neuronas.

    "Los ratones demostraron mejoras en la memoria cuando se les puso a recorrer laberintos", indica New Scientist.

    Esos resultados fueron llevados a la experiencia con seres humanos y más estudios se han emprendido para determinar cuáles son los mejores ejercicios para tonificar el cerebro:

    Levantar pesas y caminar con vigor

    La doctora Teresa Liu-Ambrose de la Universidad British Columbia de Vancouver, Canadá, investigó formas para detener la demencia en pacientes con deterioro cognitivo leve (MCI, por sus siglas en inglés).

    "Liu-Ambrose comparó los efectos de los ejercicios aérobicos y el entrenamiento de resistencia en 86 mujeres con MCI. Midió su impacto en dos habilidades que se deterioran a medida de que la condición progresa: la memoria y la función ejecutiva, las cuales abarcan procesos de pensamiento complejos: razonamiento, planificación, resolución de problemas y multitasking", indica la revista.

     

    La investigadora dividió a las mujeres en tres grupos: en uno de ellos, las participantes debían levantar pesas dos veces a la semana por una hora; en el otro, las integrantes hicieron caminatas a un ritmo tan rápido que el hecho de hablar representaba un esfuerzo. Esa actividad también la hicieron dos veces a la semana por 60 minutos.

    Y el tercer grupo sólo se dedicó a estirarse por una hora.

    "Después de seis meses, ambos grupos, las que caminaron y las que levantaron pesas tuvieron un efecto positivo en la memoria espacial: la habilidad para recordar lo que nos rodea y para ubicarnos en un lugar", dice New Scientist.

    Además de eso, las mujeres que levantaron pesas vieron mejoras significativas en su función ejecutiva y se desempeñaron mejor en las pruebas de memoria asociativa, la cual se usa para relacionar el nombre de una persona con su rostro.

    Por su parte, las participantes que caminaron vigorosamente experimentaron mejorías en su habilidad verbal, que es la habilidad para recordar la palabra que tienes en la punta de la lengua.

    La sola acción de estirarse no tuvo mayor efecto en la memoria o en la función ejecutiva.

    ¿Por qué?

    De acuerdo con New Scientist, la combinación de levantar pesas y el ejercicio aérobico podría ser particularmente poderoso porque los entrenamientos de fuerza hace que se libere una molécula llamada factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1, por sus siglas en inglés: insulin-like growth factor-1).

    "Se trata de una hormona producida en el hígado que es conocida por afectar la comunicación entre las células cerebrales y por promover el crecimiento de nuevas neuronas y vasos sanguíneos".

    La investigadora también aseguró que el ejercicio físico también estimuló la segregación de la proteína BDNF.

    Willem Bossers de la Universidad de Groningen en Holanda llevó a cabo un estudio similar y concluyó que los ejercicios de resistencia también disminuyen los niveles de homocisteína, una molécula inflamatoria que aumenta en los cerebros de los adultos mayores con demencia, explica la revista.

    Surfear, bailar y jugar como niños

    Los investigadores Tracy y Ross Alloway de la Universidad del Norte de Florida en Estados Unidos hallaron que dedicar solo dos horas a una actividad física que disfrutábamos cuando éramos niños como trepar árboles o correr descalzos tenía efectos contundentes en la memoria de trabajo, la cual guarda la información y nos permite manipularla.

    "(Esta memoria) prioriza y procesa información que nos permite ignorar lo que es irrelevante y trabaja en lo que es importante", indicó Tracy Alloway, según New Scientist.

    Los investigadores encontraron que cuando se combinan dos actividades los resultados son más positivos para el cerebro.

    El secreto es desafiar el sentido de la "propiocepción", que es la conciencia que tenemos de dónde están situadas las partes de nuestro cuerpo.

    "La propiocepción es posible gracias a unos receptores en nuestros músculos conocidos como husos neuromusculares, que comunican al cerebro la longitud y la capacidad de estiramiento de los músculos", explicó el periodista Christian Jarrett, de BBC Future.

    Es así cómo los ejercicios en los que necesitamos pensar y balancearnos son muy efectivos para el cerebro.

    De acuerdo con Alloway, un buen ejemplo es el surfing.

    "Para agarrar una ola, tienes que ponerle mucha atención a la información propioceptiva o te caerás de la tabla; también debes decidir cuál es la mejor posición en la estarás para montarte en la ola así como también para determinar si otro surfista tiene la prioridad para agarrarla", señaló Alloway de acuerdo con la publicación especializada.

    Peter Lovatt, un psicólogo dedicado a estudiar los beneficios de la danza de la Universidad de Hertfordshire, en el Reino Unido, sugiere poner música y dejarse llevar por ella.

    El investigador halló que tras una sesión de baile improvisado, los participantes dieron respuestas más creativas a los problemas dados que cuando la sesión era estructurada o no había nada de baile.

    "Menearse espontáneamente, sni ningún plan preestablecido, es realmente bueno para el pensamiento divergente", Lovatt indicó, según la revista New Scientist.

    Esgrima

    Un estudio, publicado en 2012 por la Universidad de los estudios de Roma "Foro Itálico", comprobó que los deportes que requieren tomar decisiones en fracciones de segundos mejora la función cognitiva tanto en la gente joven como la de mayor edad, lo que permite reducir los problemas asociados con el envejecimiento.

    La investigación partió de la base que aquellas actividades en la que los participantes deben moverse constantemente y adaptarse rápidamente a los cambios que van ocurriendo, como la esgrima, pueden contrarrestar los efectos relacionados con el paso de los años, como problemas de aprendizaje, de la memoria y tiempos de reacción.

    "Allí se menciona lo efectivo que es este tipo de disciplina en la ejecución de funciones y los tiempos de reacción en sujetos de edad mediana (55-65 años) comparado con otro tipo de ejercicio y con personas sedentarias", comentó el doctor Kalazich.

    Para diferenciar los deportes, los investigadores establecieron dos categorías: abiertos y cerrados.

    "Los deportes considerados de habilidades abiertos -donde la toma de decisiones rápidas, reacciones instantáneas, de precisión en velocidad son la premisa-, serían, por ejemplo, fútbol, basquetbol, voleibol, esgrima, tenis de mesa, hockey, etc", concluye la investigación.

TELEVISION ir
 
Debe actualizar su versión de Flash Player para ver este video.
 
RADIOir
 
radio
Name Play
1. Electrocardiograma
1.0 Células cardíacas
1.1 Burn Out en los médicos
1.2 Trastorno afectivo estacional
1.3 Semana de la lactancia materna
1.4 Enfermedad de Parkinson
1.5 Relajación psicofísica y meditación
1.6 Comida y emociones
1.7 40º Aniversario Fundación Favaloro
1.8 Cirugía Estética
1.9 Culebrilla: mitos y verdades
2. Control ginecológico
2.0 Emociones
2.1 Arritmias
2.2 ¿Qué es el EPOC?
2.3 Intensa-Mente de Disney
2.4 La vida social es clave para la salud
2.5 Ventajas de la sopa
2.6 Distinción del Dr. C.E. Castilla
2.7 Soplo cardiaco
2.8 Nuevo medicamento contra el colesterol
2.9 Beneficios de la actividad física
3. ¿Qué es el trastorno bipolar?
3.0 Otoño arrepentido
3.1. Sistema Nervioso y Sistema Digestivo
3.2 Violencia de Género
3.3 Día del Bombero Voluntario
3.4 Dia Mundial de la donacin de organos
3.5 Alcohol asociado a energizantes
3.6 RCP en el deporte
3.7 Control médico
3.8 Enfermedades Hepáticas
3.9 Alcohol: una droga legal
4. Emociones y Estres
4.0 Historia Clínica de Jorge Luis Borges
4.1 Qué es un factor de riesgo
4.2 Historia clínica de personajes de la historia
4.3 Tomar vino hace bien?
4.4 Detección de tumores
4.5 Ser agradecido ayuda a la salud
 
AGENDA
Please update your Flash Player to view content.
TWITTER@DrLopezRosetti
 
Joomla! meta tags